banner

Cabecera

Patrocinadores

Patrocinadores

viernes, mayo 12, 2017

La Araba Rugby Cup desde el punto de vista de un padre



Este fin de semana que viene se celebra en Escocia la Copa de Campeones Europea de Rugby, el torneo continental de rugby más importante a nivel de clubes de Europa.

Pero el pasado fin de semana, se celebró a otro nivel en las instalaciones de Betoño en Vitoria-Gasteiz, la Araba Rugby Cup, en adelante ARC, uno de los encuentros de escuelas de rugby más importante de España, con equipos de todo el estado español, incluso de las Islas Canarias, y algunos de Iparralde.

Este año lo he vivido como padre de jugador, delegado de equipo y ayudando en la organización. La segunda situación sobre todo, me ha dado la posibilidad de moverme por todos los sitios, conocer más gente, ser partícipe de las alegrías de los niños, ayudar en las situaciones de asistencia sanitaria…

La ARC ha sido, de la misma manera que el ARF o Azkena Rock Festival es para los roqueros, un universo del rugby escolar aislado de miles de cosas atrayentes que podía uno visitar ese fin de semana en Vitoria-Gasteiz: derby Alavés vs Athletic de Bilbao, el buen tiempo que hizo salir a muchos Vitorianos al monte, playa… Nada de esto evitó que mucha gente se acercará a animar a estos futuros jugadores profesionales del rugby; y qué más da si muchos se quedan en el camino sin llegar a ser profesionales, todos estos chicos y chicas han disfrutado de SU deporte en el mejor entorno posible.


Fue un espectáculo ver:

  • Como atendía el Doc (doctor en rugby), junto a la ayuda de su hijo y la Cruz Roja. Los niños salían del puesto de campaña de la Cruz Roja como si hubieran estado en Lourdes, sanados y felices gracias al trato cercano del Doc. 
  • Árbitros o Señores que no solo arbitraban, eran auténticos maestros de escuela. Pitar sí, pero también explicaban a los implicados la razón de la infracción con una breve explicación con cariño de maestro de pueblo. 
  • Espectáculo de buen juego y limpio el de todos los equipos poniendo en acción todo lo aprendido durante todo el otoño y duro invierno. Emocionantes los pasillos de honor del ganador al perdedor y viceversa. 
  • Competir sanamente sin ningún afán de clasificación final aunque hubiera resultados. Todos los equipos tuvieron su trofeo y un único equipo ganó el principal por ser el que mejor reflejó los valores del rugby durante los dos días que duró la competición. Felicitar desde aquí al equipo Leonés por ser los ganadores. 

Mezclados jugadores de distintos puntos geográficos y color de la piel. Todos formando un único equipo sin líderes, formando un NOSOTROS y no un YO.

El impresionante ambiente que pusieron muchos padres de equipos animando, pero destacar a los padres del Gaztedi y Durango. Sus toldos, carpas, txoznas o como quiera uno llamar, llenos de comida y bebida traída de casa, añadió el toque de hermanamiento. Cualquiera se podía acercar y tomar algo hablando de rugby, de la familia, de los estudios de sus hijos…

En la ARC se pudieron ver los 6 vértices de un hexaedro, en el cual cada vértice refleja lo que los niños y niñas aprenden en el rugby: Respeto (al árbitro y al oponente), Trabajo en equipo, Concentración, Caracteres desarrollados, Diversión y Competición.


También fue bonito oír a muchos padres que su hijo/a ha dado la vuelta a los estudios o que se concentra más o que es más responsable gracias a la disciplina adquirida en el rugby. Hoy es el día que la mayoría de estos niños hacen la tarea del cole sin rechistar para no perderse los entrenos y topaketas de rugby.

Todo el mundo se sintió como en casa gracias a la organización, los voluntarios y padres que ayudaron para que todo fuera un éxito. La calidad de los equipos y del juego visto en el torneo, caviar del bueno. Muchos entrenadores afirmaron que el ARC es el mejor torneo de rugby ya que hay algo más que lo deportivo. Es un torneo que inculca los auténticos valores del rugby. Hay que vivirlo para creerlo. Por esto pienso que un jugador de escuela tiene que visitar mínimo una vez como mínimo en su desarrollo deportivo como jugador de escuela este torneo.

Una de las guindas del pastel fue comer todos juntos y otra ir a Gamarra a animar al equipo senior del Gaztedi contra el VRAC de Valladolid en el partido que se jugaban el ascenso a la siguiente categoría. El resultado no nos acompañó pero este postre final, fuera del ARC, fue inolvidable para los niños del Gaztedi.



No quisiera finalizar sin invitaros a todos al próximo Mundial de Rugby inclusivo que se va a celebrar en agosto en Vitoria-Gasteiz.

¡Ven y cuéntalo!

Aitor Ibabe

Fotografías de la ARC, de Iosu Izuskitza y Ibón Sáenz de Olazagoitia, aquí y aquí




3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Soy padre de jugador Sub 10 del Olimpico RC, y desde aquí quiero agradecer a la organización la oportunidad que nos brindan año tras año, llevamos ya tres, de poder disfrutar de Rugby de escuelas tan bueno, y de todos vosotros. Gracias,y espero poder repetir más años.

    ResponderEliminar
  3. Como árbitro, muchas gracias por los elogios, ya que e la ARC es un muy buen banco de pruebas para los futuros árbitros alaveses. Me alegra que disfrutaras, ya que es el principal objetivo de todos los que colaboramos.

    ResponderEliminar